El presupuesto que se plantean los padres para llevar a los más pequeños a una escuela infantil en Cartagena varía según los centros y servicios que solicitan las familias. En la mayoría de los casos, los costes son asequibles si tenemos claro que este tipo de centros fomenta una educación de calidad.

La experimentación, el aprendizaje y la socialización en las primeras etapas de la vida son pilares básicos del crecimiento. El cerebro tiene la mayor plasticidad en la edad infantil, lo que supone que los bebés y niños, sobre todo hasta la etapa entre los tres/seis años, disfrutan de una gran facilidad para adquirir conocimientos.

Conscientes de ello, son muchas las familias que buscan centros de calidad y se informan acerca de los servicios que ofrecen una buena escuela infantil en Cartagena. Los padres desean una educación personalizada, que fomente las capacidades de sus hijos, que les estimule, a la que vez que les inculca valores como la tolerancia, el respeto a la diversidad y la convivencia.

A la hora de confiar en una escuela infantil, las familias buscan garantías de que los profesionales y el equipo directivo de un centro de educación infantil van a impartir un proyecto educativo sólido, que estimule facetas como el pensamiento lógico, el desarrollo cognitivo, emocional y también las capacidades psicomotrices, sin perder de vista toda su atención asistencial intrínseca en la propia etapa educativa.

Hay cuestiones clave, como aprender a comunicarse, a entender las relaciones con los demás, acostumbrarse a gestionar las emociones y divertirse al realizar ejercicio físico, escuchar música o trabajar en equipo, siempre a un nivel adaptado a las edades de 0 a 6 años.

La educación infantil tampoco se entiende hoy sin la enseñanza de idiomas. Por eso, los mejores centros introducen de manera transversal el uso de la lengua inglesa.

En nuestra Escuela Infantil Los Siete Enanitos ofrecemos una enseñanza centrada en los intereses de los más pequeños, para conseguir que obtengan una magnífica educación y que, además, puedan cumplir con un objetivo aún más importante: ser felices.